Los vecinos del hotel que ardió en Adra llevaban meses quejándose de vandalismo

Las instalaciones, en la zona occidental del núcleo urbano de Adra, están en manos de la Sareb y los vecinos tenían quejas de gamberrismo antes del incendio

E. P. / R. I. Adra

Un total de diez personas tuvo que ser desalojado al producirse un incendio en un antiguo hotel de Adra (Almería), sin que haya que lamentar daños personales, según informó el servicio Emergencias 112 Andalucía, adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta.

El incendio se produjo sobre las 18,30 horas de este lunes, momento en el que el teléfono 112 recibió una llamada para informar de un incendio en un antiguo hotel situado en la calle Cuesta Faro Alto. De inmediato, la sala coordinadora activó a Bomberos del Consorcio de Poniente, a la Policía Local, a Protección Civil y a la Guardia Civil.

Fuentes de Bomberos y de Protección Civil confirmaron que no ha habido heridos y que, de forma preventiva, diez vecinos de viviendas colindantes tuvieron que ser evacuados, aunque pudieron volver a sus hogares una vez han finalizado las labores de extinción. Los bomberos indicaron que se ha visto afectado el recibidor del edificio.

Este diario ya informó en abril de que los amantes de las gamberradas habían encontrado en el hotel Mirador de Adra un escenario casi idílico para dar rienda suelta a sus fechorías. Aunque sus principales accesos fueron tapiados, agudizan su ingenio para acceder al inmueble, abandonado a su suerte desde hace ocho años. Cansados de pedir responsabilidades a los propietarios del edificio, los vecinos de los apartamentos adyacentes no ocultaban ya entonces la «preocupación e inseguridad» que padecen. «Estamos vendidos», reconocían. El Ayuntamiento ha intervenido en dos ocasiones con una orden judicial para adecentar, limpiar y tapiar. Aunque se siguen presentando instancias, poco más se puede hacer. El hotel Mirador de Adra es propiedad privada y el proceso de venta forzosa iniciado por el Consistorio no se ha resuelto aún. El hotel está en manos del Sareb (el banco malo) de mayoría estatal en sus participaciones.