Entrevista: Siempre Así

«Amamos nuestro país y hacemos gala de nuestros valores en cada concierto»

Siempre Así actuó en Adra el año pasado. /María Torres
Siempre Así actuó en Adra el año pasado. / María Torres

Rafa Almarcha, director artístico y musical de Siempre Así, atiende a IDEAL coincidiendo con el concierto que el grupo sevillano ofrecerá este viernes en Berja

MARÍA TORRESBERJA

Siempre Así regresa a la comarca del Poniente de Almería para celebrar que lleva más de un cuarto de siglo sobre los escenarios. El grupo sevillano actuará el viernes en la Caseta Municipal de Berja. La entrada es gratuita. Sonarán sus temas de siempre, los de antes y los de ahora, esos que corean al unísono padres e hijos y mantienen viva la ilusión de estos siete 'majaretas'. El compositor y productor musical Rafa Almarcha, también director artístico del grupo, ejerce hoy de portavoz de aquella pandilla de amigos que hizo de su particular 'juego' su profesión.

– Después de 28 años de discos y conciertos, ¿qué queda de aquellos jóvenes que cantaban en el coro de la Hermandad del Rocío de Triana?

–Queda la esencia principalmente. Siempre Así es amistad, solidaridad y mirar por el otro más que por ti mismo. Es lo que aprendimos en el coro de la Hermandad de Triana. El grupo nació precisamente de un cariño muy especial que, a pesar de todo lo vivido y compartido -que ha sido mucho-, ha ido evolucionando con el tiempo a mejor.

–¿Qué os motiva a seguir en el panorama musical?

–Es nuestra profesión y es de lo que comemos, eso lo primero. Y, después, la ilusión que compartimos todos los componentes de este grupo por hacer discos nuevos y giras nuevas. Es muy bonito que el público aprecie lo que hacemos, hacer felices a los demás y compartir con las personas momentos que recordarán siempre.

–¿Hay alguna canción que represente especialmente la 'esencia' de Siempre Así?

–'Juntos' es un tema que compuse coincidiendo con el 25 aniversario del grupo, es muy especial y con él abrimos nuestros conciertos. También lo es Siempre Así, es nuestro himno y habla de nosotros. Casi todas nuestras canciones son autobiográficas, son historias que hablan de nuestras vidas.

–Hoy el grupo se compone por madres y padres de familia. ¿Cuántos 'locos bajitos' reunís entre todos?

–Espera que haga la cuenta que no quiero equivocarme (risas). 16, son 16.

–¿Existe la conciliación familiar y laboral cuando se tienen más de 50 conciertos al año?

–Afortunadamente ya son más mayores y la situación es menos compleja, pero siempre nos han ayudado nuestros padres. Los abuelos han tenido un papel fundamental para conciliar, como en cualquier otra familia.

–Al margen del ruido mediático, de las giras y de haber vendido más de un millón de copias, ¿habéis compartido alguna experiencia que os haya marcado?

–Muchas, pero yo destacaría la grabación de la Misa de la Alegría. Lo grabamos entre Senegal, Nicaragua y otros países. Compartimos experiencias con otras religiones y llegamos a la conclusión de que el amor y el perdón, que es lo que transmitió Jesucristo, es universal y sirve para tender puentes.

–En vuestros conciertos no faltan alusiones a vuestras raíces católicas ni tampoco vítores por España. ¿Por qué?

–Intentamos mostrarnos tal y como somos. Amamos nuestro país, hacemos gala de nuestros valores y así lo trasladamos, sin más.

–¿Cuáles son vuestros proyectos más inmediatos?

–A principios de octubre sale a la venta Siempre Así Sinfónico. Es un trabajo que grabamos en abril con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla con 80 maestros. Lo estrenamos en la Maestranza de Sevilla, el escenario lírico más importante de Andalucía, y lo llevaremos también al Teatro Real, el más importante de España. Luego llegará Colombia, Barcelona, Valencia...

–¿Podemos concluir esta entrevista afirmando que queda Siempre Así para rato?

–Mientras haya ilusión por nuestra parte y un público que nos reciba, lo habrá.