Francisco Céspedes es el propietario de la empresa virgitana Bici Moto Pac y el impulsor de esta iniciativa solidaria.

Un maillot dorado se une a la lucha contra el cáncer infantil

Un empresario de Berja destina a esta causa todo lo recaudado de la venta de esta prenda deportiva para ciclistas

La vida se tambaleó a su alrededor cuando le diagnosticaron leucemia a su pequeña 'Ani'. Aparcó su tienda de bicicletas, canceló todas sus obligaciones y se centró en ella. Al apoyo de su familia se sumó la impagable ayuda de la única asociación de padres de niños con cáncer de Almería y hoy, cuando la lucha aún no ha terminado, se siente en deuda con las personas que estuvieron y están a su lado en una de las experiencias más traumáticas que le ha tocado vivir. Se llama Francisco Céspedes, es el propietario de Bici Moto Paco Berja y ha diseñado un maillot solidario, de color dorado, que ya lucen 150 ciclistas.

Pocos son los que rechazan la idea de hacerse con un maillot de la firma Ática Sport. En apenas dos meses, se han vendido 150 unidades y se está a la espera de recibir un segundo pedido. Su precio, 40 euros, está por debajo del precio de mercado y todo lo recaudado se destina de forma íntegra a facilitar la labor que presta Argar a las familias con hijos que padecen cáncer.

Objetivo: ayudar

Esta iniciativa no es fruto de la casualidad. «Solamente buscamos aportar nuestro granito de arena a una buena causa. Es admirable lo que Argar hace por las familias que tienen niños con cáncer», afirma con sinceridad este empresario virgitano. En Argar, Francisco y su familia encontraron esa mano amiga en la que confiar para sobrellevar un episodio terriblemente complejo. «En mi caso, en Argar encontré apoyo psicológico, pero también ayuda para todos los trámites administrativos que tienes que llevar a cabo desde que te llega el diagnóstico. Cuando pasa esto, te bloqueas. Todo cambia de la noche a la mañana. Cuesta mucho asimilarlo»

Decidido a ayudar, se le ocurrió la idea de confeccionar un maillot de primera calidad que ofrece a todos sus clientes y que también envía «a donde haga falta» con tan sólo contactar con Bici Moto Paco.

Ubicado en el número 103 de la avenida Manuel Salmerón de Berja, se trata de un negocio con una década de trayectoria que ha sabido consolidarse en el sector de la bicicleta hasta convertirse en un referente en la comarca. La iniciativa ha llegado para quedarse: «Queremos mantener el tiempo la venta de este maillot. Queremos seguir a lado de los niño que padecen cáncer en Almería y de sus familias».

El papel de Argar

El maillot de color dorado con el sello de Argar ha desfilado recientemente por La Indomable MTB, que reunió a 600 ciclistas en la Alpujarra de Almería, y está previsto organizar una ruta para promocionar la iniciativa. Para Argar, la iniciativa no puede ser más positiva.

«Es una familia que está pasando por una etapa muy difícil y, desde el corazón, nosotros estamos con ellos y ellos con nosotros», asevera Rosa María Onieva, presidenta de una asociación que echó a andar hace 26 años en Almería. Desde entonces, ha atendido a más de 600 familias.

Con dos psicólogos y un trabajador social en plantilla, ofrece un piso de acogida a los padres con menos recursos económicos que no residen en la capital y acompañan a sus hijos durante su paso por el hospital Torrecárdenas, brinda apoyo psicológico y asesora a las familias «desde el minuto uno». «Estamos disponibles las 24 horas del día y los 365 días del año», subraya Rosa.

Actualmente, tras haber decorado con motivos del mar las salas de oncología infantil del complejo hospitalario, Argar se centra en la adaptación de las zonas comunes y de la terraza. Asimismo, sigue al lado de quienes lo necesitan a lo largo de un proceso que puede prolongarse durante varios lustros.

«Cuando llega un diagnóstico de cáncer infantil, todo se rompe. Se pierde la estabilidad social, laboral, familiar y emocional de la familia. Todo se desestructura, tanto para los padres como para el niño, pero trabajando juntos se consigue avanzar», garantiza la presidenta de Argar.

Esta asociación de padres de niños con cáncer de Almería se financia con las aportaciones que recibe de sus socios y de proyectos anónimos como el que Francisco Céspedes ha abanderado en Berja. Recientemente ha iniciado una campaña de captación de socios para seguir compartiendo su corazón con quienes más lo necesitan.