Manifestación a las puertas del Celia Viñas de Berja por suprimir una línea de Infantil

Manifestación a las puertas del Celia Viñas de Berja por suprimir una línea de Infantil

La asociación de padres denuncia que seis niños se han quedado fuera del centro y que se les ha asignado otro colegio más alejado de su hogar

MARÍA TORRES BERJA

La asociación de padres y madres del colegio público Celia Viñas de Berja ha iniciado una ronda de protestas pacíficas para denunciar la supresión de una línea de Educación Infantil. Seis niños se han quedado fuera de este céntrico colegio y han sido reubicados en otros más alejados de su domicilio habitual, según su denuncia. Las manifestaciones comenzaron ayer a las puertas del centro de enseñanza y continúan hoy en la capital.

Según ha explicado IDEAL la presidenta del AMPA Villavieja de la Alcazaba, María Julia Villegas, el colegio ha registrado 31 solicitudes de inscripción y, a pesar de que «en verano se suman algunas más», la delegación de Educación ha optado por fijar 25 plazas y suprimir la segunda línea de Educación Infantil. Seis niños han sido derivados a otros colegios, lejos de sus hogares y «sin derecho a servicio de desplazamiento». «Nos han quitado el derecho y la libertad de elegir centro para nuestros hijos, nos saturan las clases y nos obligan a desplazarnos», ha criticado. Villegas, además, no concibe que no exista un monitor de apoyo cuando se trata de niños de 3 años. Ubicado en el centro, 450 alumnos cursan aquí sus estudios de Educación Primaria e Infantil.

Los padres se manifestaron ayer y vuelven a hacerlo hoy. Hoy hay convocada un concentración pacífica a las puertas de la delegación territorial de la Consejería de Educación en Almería. Al igual que ayer, les arropará en su denuncia pública María Luisa Cruz, concejala de Educación en el Ayuntamiento de Berja. «No queremos que se nos reduzcan los servicios», ha dicho. «La experiencia nos dice que se registrarán más solicitudes en septiembre», ha advertido. A su juicio, medidas de este tipo «no ayudan nada a conciliar». «Hay niños que, aún viviendo enfrente del colegio, se tendrán que desplazar todos los días dos kilómetros para asistir a clase», ha lamentado. Cruz Escudero exige a Educación que se mantengan las dos líneas de Infantil.

Consultada por este periódico, la delegación de Educación no ha hecho declaraciones al respecto. Se mantiene firme en su criterio de reubicar a los escolares en otros centros -cuando hay plazas disponibles- con el fin de optimizar los recursos públicos.