Encarna Gallardo tomó posesión de su cargo el pasado 27 de agosto. / HVG

La patrona de Berja tiene hermana mayor

Encarna Gallardo es la primera mujer que se pone al frente de una agrupación religiosa fundada hace más de 400 años y que hoy aglutina a más de un millar de hermanos

MARÍA TORRES BERJA

Se crió en el barrio virgitano de Peñarrodada y cuenta que, incluso antes de nacer, fue encomendada a la patrona. «Cuando mi madre estaba embarazada de mí, se hizo la promesa de que llevase siempre a la Virgen conmigo», relata. Encarna Gallardo (Berja, 1980) es hoy la hermana mayor de la Hermandad de la Virgen de Gádor y la primera mujer que se pone al frente de una agrupación fundada en 1592.

Hasta el año 1996 una fémina no podía optar a este cargo. Fue entonces cuando se cambiaron los estatutos, eliminando una discriminación por razón de sexo que se remontaba a cuatro siglos atrás. El pasado 27 de agosto, la hermandad renovó su junta de gobierno y una mujer juró su cargo como máxima responsable de una hermandad que aglutina a más de mil hermanos y representa una de las advocaciones marianas más importantes de la Iglesia Católica. Gallardo será la hermana mayor durante los tres próximos años. «Serán tres años de mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio», reconoce con sensatez.

Locutora de radio de profesión y madre de dos niñas, sabe que tendrá que no será fácil: «Sé que tendré que anular mi tiempo libre, dedicar menos tiempo a mi familia y centrarme en la hermandad. Soy consciente de ello y mi familia también, pero creo que compensará por los ratos de intimidad que podré vivir junto a la Virgen de Gádor». «El hecho de ser mujer me hace estar en el punto de mira, pero no me preocupa. Voy a dar el 101 por ciento de mi capacidad, lo haría en cualquier caso. En mi vida, intento exigirme más de lo que puedo dar para que las cosas salgan bien. El compromiso es muy importante y en esto también lo es», argumenta la primera hermana mayor de la Hermandad de la Virgen de Gádor.

Hija de horquillero, su marido también lo es y, desde chica, ha estado presente en misas, novenas y procesiones en honor a la patrona. Ahora son sus hijas las que la acompañan a ella. «Quiero que ellas también vivan las experiencias que yo he vivido y encomendarlas a la Virgen de Gádor como lo hicieron conmigo. Cuando la vida aprieta, nos encomendamos a ella para poder seguir», explica emocionada, con un sentimiento que sólo puede llegar a comprender quien lo comparte.

Nuevos propósitos

La nueva hermana mayor de la Hermandad de la Virgen de Gádor está arropada por una junta directiva formada por ocho mujeres y siete hombres. De sus decisiones dependerán los tradicionales traslados de la venerada imagen y la procesión de su día grande. También el mantenimiento de los enseres y del patrimonio que atesora tras siglos de veneración.

Entre los objetivos de la nueva junta está mantenerlo y, «si es posible», incrementarlo. Además, a medio plazo, se ha marcado el propósito de remodelar su camarín. «Es el lugar donde más tiempo pasa la patrona y le hace falta un arreglo en las ventanas, en la pintura... Hay humedades y nos gustaría poder contar con el apoyo de todos para poder mejorarlo», avanza Gallardo. Por último, la nueva junta insiste en la necesidad de transmitir a las nuevas generaciones «la devoción que nos transmitieron nuestros mayores». «Queremos que la gente vea a una hermandad cercana y que sepa que todo virgitano puede formar parte de ella, aportar a su junta de gobierno e incluso formar otra dentro de unos años», añade con ilusión.

Última 'subida' del año

El programa de culto de la Virgen de Gádor Coronada termina hoy con la tradicional 'subida'. Será el regreso de la patrona a su santuario, desde la parroquia de La Anunciación hasta la ermita. Como en anteriores ocasiones, se confía en la «responsabilidad individual» de los devotos, que ya dieron una lección de civismo durante la salida en procesión de la Virgen de Gádor, el pasado 8 de septiembre. No obstante, Ayuntamiento y Hermandad confeccionaron un dispositivo de seguridad para evitar contagios y velar por el cumplimiento de las medidas sanitarias vigentes.

La próxima cita con la patrona de Berja será en el mes de marzo, cuando los virgitanos cumplen con el voto perpetuo que la localidad materializó en 1651 por la sequía que estaba padeciendo la villa.

Temas

Berja