Entrevista

«En política he sido un verso suelto por decir y hacer lo que he considerado oportuno»

El primer edil pone fin a su etapa política tras doce años como alcalde en Berja. /M. Torres
El primer edil pone fin a su etapa política tras doce años como alcalde en Berja. / M. Torres

Antonio Torres concede su última entrevista a IDEAL como alcalde de Berja, a falta de unos días de ser relevado en el cargo por José Carlos Lupión

MARÍA TORRESBERJA

Ha dedicado doce años de su vida a dirigir las riendas del Ayuntamiento virgitano. Esta semana pondrá fin a su carrera política por decisión propia. Después de tres legislaturas consecutivas con mayoría absoluta, Antonio Torres (PP) concede su última entrevista a IDEAL como alcalde de Berja.

–¿Y ahora qué?

–A volver a lo que era, a buscarme la vida como un ciudadano más. Tenemos explotaciones agrícolas y la idea es regresar a lo que ha sido mi medio de vida antes de llegar a la política. Considero que mi etapa de servicio a la comunidad la he cumplido y creo, además, que es bueno que la política se regenere con personas distintas, aunque los principios sean parecidos.

–¿Qué empujó a Antonio Torres a dar el salto a la política?

–Yo entro en política en 2002. En una reunión de amigos, me piden que apoye una candidatura. Teníamos el objetivo común de intentar sacar a Berja del obstracismo en el que se encontraba, tras muchos años de políticas socialistas. Creíamos, y así se ha demostrado, que podía haber una Berja distinta. De aquel grupo de 10 personas, ninguno queríamos ser el candidato. Se sometió a votación en secreto y obtuve nueves votos frente a uno, que era el mío. Asumí, entonces, el compromiso. Fui candidato en 2003, nos faltaron 35 votos para conseguir la mayoría absoluta, y en 2007 ganamos las elecciones por mayoría absoluta. Pusimos fin a 24 años de gobierno socialista.

–¿Y qué le ha empujado ahora a poner punto final?

–La edad. En las últimas elecciones ya me quise retirar, pero me pidieron continuar. Soy de los que piensan que los mandatos se deben limitar en el tiempo. La vida pasa muy rápido. Un cargo como este implica 24 horas al día, los siete días de la semana. Quizá yo me implique de más, pero esto genera una carga y una presión diaria difícil de soportar mucho tiempo y, al final, te pesa y te quema.

–¿Compensa?

–Todo en la vida tiene su parte buena y su parte mala. Es muy gratificante ser alcalde de tu pueblo, que lo veas transformarse y, además, ser el actor principal de esa transformación. No me gusta dejar las cosas a medias y considero que he terminado todo lo que inicié. Ha compensado relativamente. El tiempo pasa y, cuando se está al frente de un ayuntamiento, todo el tiempo es para los demás. Gracias a la política, he conocido a mucha gente que me ha enriquecido como persona, pero también me ha absorbido. Me ha robado tiempo para mí y para mí familia, que es quien más pierde.

–Tras doce años trabajando por y para Berja, ¿de qué se siente especialmente orgulloso?

–De haber puesto a Berja en el lugar que se merece. Creo que hoy es referente. Junto con Roquetas, es uno de los municipios que ha sufrido una mayor transformación física. Socialmente también hemos cambiado. Hemos demostrado que la gente en Berja sale a la calle cuando se le da una oferta de ocio y cultura variada y de calidad. Y económicamente: hay más gente de Berja que se queda aquí a trabajar que hace 10 o 12 años y viene gente de los municipios colindantes a trabajar a Berja. Eso se nota en el día a día.

–Si le propongo hacer autocrítica, ¿se lleva alguna espina clavada o asignatura pendiente?

–No sabría qué contestar. Todo lo que nos hemos propuesto lo hemos llevado a cabo con más pena o gloria. Sí me llevo la espina de no haber encontrado nunca en la Junta de Andalucía un compañero de viaje. En muchas ocasiones, no he pedido que me den, sino que me dejen hacer por el interés general. Nunca hemos avanzado en ninguna cuestión y creo que era simplemente por ser de un partido político distinto.

–Llegó a la esfera de lo público sin experiencia y ha sido alcalde, diputado provincial y parlamentario autonómico. ¿Qué criterios ha aplicado en la toma de decisiones?

–Sentido común y velar por siempre por el interés general. Siempre he sido libre en la toma de decisiones y he expresado mi opinión donde debía expresarla, aunque no gustase a los que mandan.

–¿Considera que ha sido 'oveja negra' en su propio partido?

–En cierta manera, sí. Nunca he participado en ninguna corriente, siempre he sido un verso suelto. Como no me debía ni a nada ni a nadie, decía y hacía lo que consideraba oportuno.

–Faltan sólo unos días para que José Carlos Lupión tome las riendas de este ayuntamiento. ¿Deja Berja en buenas manos?

–La dejo en manos de una excelente persona. Podría encontrar otra igual, pero no mejor que él. Su capacidad de gestionar la juzgarán los ciudadanos dentro de cuatro años.

–Pasará a la historia de Berja por ser el cuarto alcalde de la democracia. ¿Cómo le gustaría que le recordasen sus vecinos?

–Como una buena persona, aunque las obras que hayamos hecho sean muchas y queden ahí. He tenido la suerte de que todo el mundo me ha respetado y así lo he sentido. Yo he intentado, por encima de todo, ser humilde y respetar a todo el mundo sin distinciones.

–¿En qué invertirá su tiempo libre a partir del 15 de junio?

– En disfrutar. Andar, hacer deporte, leer...aficiones normales de una persona normal. No tengo aficiones ni caras ni raras. Ser dueño de mi tiempo. Dedicar tiempo a ver pasar el tiempo.