Jacinto Navarro, en su municipio. / R. I.

El alcalde de Bayárcal asegura que actuó «de buena fe» al llevarse los dos becerros municipales

Jacinto Navarro defiende que pretendía proteger a los animales y evitar que se subastasen dado que pertenecen a un raza especial de la zona

Alicia Amate
ALICIA AMATE Almería

El alcalde de Bayárcal, Jacinto Navarro, aseguró ayer a IDEAL que los ediles del PP de su municipio están «haciendo una política muy rastrera» al respecto del caso de los dos becerros localizados en unos corrales de la Junta de Andalucía de Alcolea que, reconoció, fueron llevados allí por él. Sin embargo, asegura Navarro que actuó «de buena fe» dado que su objetivo pasaba por proteger a estos animales porque «pertenecen a una raza propia de la zona», la pajuna.

«Evité que fueran a subasta –afirmó Navarro– pero por lo visto no hice el procedimiento correcto». Aseguró, sobre este asunto que debió haberlo comunicado «a algún concejal», reconociendo así el error. No obstante, mantiene que su proceder no fue como denuncian desde el PP a quienes acusa de querer «montar un escándalo».

Es más, acerca de la denuncia que han presentado desde el Grupo Popular, afirmó el alcalde de Bayárcal que actuará en caso de ser necesario: «Si tengo que tomar medidas, las tomaré».

Finalmente, explicó que los animales van a ser subastados esta misma semana y que él mismo no tiene intención de pujar por ellos si bien tiene conocimiento de que hay personas «de la zona» interesadas en hacerse con los becerros de raza pajuna.