Dalías pone fin a las fiestas «más seguras y multitudinarias» de la última década

Peña La Festivalera, primera parada del Cristo en su procesión. /M. Torres
Peña La Festivalera, primera parada del Cristo en su procesión. / M. Torres

La programación se desarrolla sin incidentes destacados, según el alcalde

M. TORRESDALÍAS

Las fiestas en honor al Cristo de la Luz se han desarrollado «sin incidentes de relevancia». Lo ha corroborado el propio alcalde de Dalías, Francisco Giménez, en un balance «positivo y satisfactorio» de la celebración. Se calcula que sólo durante la salida en procesión de la sagrada imagen se quemaron 2.000 kilos de explosivo y que, aunque de forma escalonada, 300.000 personas han visitado esta localidad que apenas supera los 4.000 habitantes. La llegada de peregrinos ha sido constante.

A su juicio del primer edil, las de este año han sido las fiestas «más multitudinarias, seguras y espectaculares de la última década». Giménez ha aplaudido la espectacularidad de los eventos programados, la «masiva afluencia» de público congregado y la «pacífica convivencia» registrada entre vecinos y visitantes. La «normalidad» ha sido la tónica predominante desde que el pasado 7 de septiembre arrancasen las fiestas en honor al Cristo de la Luz. Además de «seguras», han sido unas fiestas «innovadoras» en las que se han lanzado globos biodegradables y se ha silenciado el ferial para que todos los niños, sin excepción, pudiesen acudir. «Quiero felicitar a todos cuantos han hecho posibles estas fiestas, a las miles de personas implicadas; por su entrega y dedicación. Por supuesto, a los dalienses, que han tenido un comportamiento excepcional disfrutando al máximo de las fiestas de forma responsable, como cada año. Y no quiero olvidarme de los operarios municipales ni de los trabajadores del servicio de limpieza, por el enorme esfuerzo realizado antes, durante y después de estos días», ha dicho. Las fiestas de Dalías llegaron a su fin el pasado domingo con la salida en procesión del Cristo de la Luz.