Amalia Lirola, fundadora de Fonda Amalia de Dalías. / IDEAL

Fallece Amalia Lirola, fundadora y alma de Fonda Amalia de Dalías

La sociedad almeriense despide a una institución de la hostelería de la provincia, que en 1990 fue distinguida con el Premio Nacional al Mérito del Turismo

DANIEL SERRANO Almería

Día triste para la hostelería almeriense. Este sábado ha fallecido Amalia Lirola Rubio, fundadora y alma de Fonda Amalia de Dalías. Una persona muy quería tanto en el municipio del Poniente almeriense como en toda la provincia. Buena muestra de ello son las numerosas muestras de cariño que está recibiendo su familia y sus allegados.

Amalia 'la de la Fonda' nació en 1930 en el municipio de Dalías, donde hace más de medio siglo creó el primer 'self service' de la provincia, por donde todos estos años han pasado innumerables clientes seducidos por el sabor tradicional de la Alpujarra. Un templo de la gastronomía almeriense capaz de atraer desde vecinos de la propia localidad como ministros del Gobierno de la nación.

Entre las distinciones que recibió en su vida destaca el Premio Nacional al Mérito del Turismo en 1990 por considerar que con su trabajo en su tradicional restaurante ha difundido los valores dalienses en general y su cocina en particular, distinguiendose por su trabajo de muchos años.

En el año 2007 fue pregonera de las fiestas al Santísimo Cristo de la Luz de Dalías y en 2021 fue reconocida por la Asociación de Mujeres Dalayat con motivo del 8 de marzo.

El presidente de la Diputación de Almería, Javier Aureliano García, ha trasladado este sábado el pésame a sus familiares, allegados y a todo el pueblo de Dalías. «Nos ha dejado una institución de la hostelería de la provincia almeriense», ha lamentado.

Desde el Ayuntamiento de su localidad natal la han definido como «una mujer entrañable y querida por todos». «Nos deja un importante legado de trabajo bien hecho y de cariño a su pueblo. El mismo cariño que todos expresamos a todos sus familiares y amigos», ha trasladado el consistorio.

Igualmente, la Asociación Dalayat ha señalado que «el año pasado por estas fechas la estábamos homenajeando por una vida de trabajo, por ser ejemplo de mujer emprendedora. Hoy nos toca despedirla. Los reconocimientos en vida son imprescindibles y necesarios».