Francisco Lirola: «El tercer domingo de septiembre es un sentimiento difícil de explicar»

«De mi infancia recuerdo escuchar el cohete y acudir a la plaza y la ilusión de entonces sigue intacta», asevera el primer edil daliense

MARÍA TORRES Dalías

Francisco Lirola no oculta la «ilusión» que le provoca presidir las fiestas en honor al Santo Cristo de la Luz como máximo representante institucional de la localidad. El pasado 1 de julio tomó las riendas del Ayuntamiento de Dalías «con confianza, respeto y la mayor humildad», dijo entonces, y durante estos días ejerce de anfitrión ante miles de visitantes con la misma filosofía.

–Tomó posesión de su cargo al frente del Ayuntamiento hace apenas tres meses, ¿ha tenido tiempo de digerir sus nuevas obligaciones como alcalde de la localidad?

–En un corto espacio de tiempo, hemos tenido que asumir grandes retos como la organización del Festival de Música Tradicional de la Alpujarra, que tuvo lugar el 14 de agosto, y las fiestas del Cristo de la Luz y de San Miguel de Celín. A pesar del escaso margen, se está haciendo con mucha ilusión y con muchas ganas. Además, seguimos avanzando en la mejora de los servicios públicos, en el embellecimiento de la jardinería y en los trabajos de limpieza, prioritarios para este equipo de gobierno. Son muchas los asuntos que quedan por delante y seguiremos trabajando en los próximos meses.

–¿Lleva toda la vida disfrutando de las fiestas de su pueblo, pero este año las vive desde otra posición. ¿Son irremediablemente diferentes?

–No. Son las mismas fiestas porque se viven desde la convivencia, en familia y con amigos, y con la misma intensidad. Irremediablemente ha aumentado la responsabilidad y hay que compaginar. Eso es lo único que ha cambiado, pero se viven con la misma ilusión.

–¿Qué recuerdos conserva de su infancia?

–Recuerdo especialmente escuchar el cohete y dirigirme inmediatamente a la plaza a ver la traca, la yincana o las carrozas y recuerdo también esa ilusión que, como he comentado, sigue intacta.

–¿Han cambiado mucho las fiestas de entonces a las de ahora?

–La estructura de las fiestas no varía. Hay tres instituciones sobre las que recae su organización: la Hermandad del Santo Cristo de la Luz, el Casino de Dalías y el Ayuntamiento. Se mantienen los actos en honor al Cristo, los bailes en el Casino y la pólvora. Con el tiempo sí se han incrementado las medidas de seguridad con dispositivos muy necesarios, pero la pólvora sigue siendo protagonista. También ahora hay una mayor afluencia de peregrinos, pero siempre han sido muchas las personas que han llegado a pie hasta Dalías. En cuanto a los actos más simbólicos, ha cambiado la 'bajada' del Cristo de la Luz de su altar: antes lo hacían carpinteros y albañiles y ahora custodia la imagen Bomberos del Poniente. Pero, en el fondo, lo importante se mantiene: el Cristo se acerca a su pueblo y el sentimiento es idéntico.

–¿Desde su punto de vista, ¿cómo ha llegado un municipio como Dalías a hacer de sus fiestas patronales unas fiestas de Interés Turístico de Andalucía?

–Son las propias fiestas las que han logrado ese reconocimiento. En Dalías simplemente hemos mantenido la tradición, las actividades de siempre, procurando hacerlas atractivas también al visitante. Las fiestas en honor al Cristo de la Luz son merecedoras de esa distinción por su contenido y singularidad.

–¿Qué significa para un daliense el tercer domingo de septiembre?

–Es muy difícil explicarlo con palabras. Es un sentimiento. El tercer domingo de septiembre está cargado de recuerdos evocadores, de momentos vividos, de sentimiento y de fe en un Cristo en el que todos nos sentimos representados. Significa también amistad, reencuentro, devoción. Todos estos términos confluyen en uno solo: sentimiento.

–¿Qué espera de estas fiestas?

–Que todos podamos disfrutarlas como las estamos disfrutando, que nos dejen muchos momentos para compartir y que transcurran con normalidad para poderlas recordar con todo el cariño.

–¿Le queda tiempo para los suyos?

–Sí queda y, si no, hay que encontrarlo. No puede faltar un rato para tomar una cerveza con los amigos, acompañarlos en el septenario en honor al Cristo de la Luz, tomar un chocolate con churros y disfrutar de un baile en la terraza del Casino. Los tiempos hay que dividirlos. Las fiestas sin amigos y sin familia no son nada.

–El lunes comienza un 'nuevo año' en Dalías, ¿cuáles son los proyectos que centrarán su atención en clave política?

–Efectivamente el año, en Dalías, se mide de septiembre a septiembre así que ahora empieza un nuevo año para todos nosotros, y con él lo hacen nuevos retos. Esto supone que añadir a la gestión diaria del municipio nuevos proyectos, que esperamos poder ejecutar con el apoyo mayoritario de los vecinos después del 28 de mayo, y poder seguir trabajando en la próxima legislatura con la misma ilusión y esperanza con la que hemos comenzado todos los miembros del actual gobierno municipal.