Siete personas trabajan en plantilla en Dulce Andarax, una empresa familiar de Laujar. / r. i.

La inflación encarece el bocado más dulce de la Navidad

Las empresas de fabricación artesanal de mantecados se ven obligadas a aumentar el precio del producto, pero el volumen de pedidos se mantiene

MARÍA TORRES LAUJAR

L a campaña avanza a pleno rendimiento en lo que se conoce como 'la Estepa almeriense': la Alpujarra de Almería. En localidades como Laujar de Andarax o Fondón, el postre típico de las fiestas navideñas ha comenzado a elaborarse. Cada unidad es el resultado de un proceso artesanal basado en ingredientes naturales que no son ajenos al encarecimiento generalizado de los precios. Esta Navidad, el bocado más dulce será también más caro.

El aumento puede llegar alcanzar el 40 por ciento con respecto al año anterior. En fábricas como Dulce Andarax, en el municipio de Laujar, un kilo de mantecados costaba el año pasado siete euros con 40 céntimos y este, nueve. Con casi 25 años de experiencia a sus espaldas, esta empresa familiar asume con resignación los precios del mercado. «Todos los años sube algo, pero este año las materias primas se han disparado», afirma Germán Rodríguez, gerente de Dulce Andarax. «El azúcar, la harina y la manteca han subido el doble y el cartón, un 60 por ciento», asegura. «Si el año pasado pagábamos 16 euros por 25 kilos de azúcar, este han sido 34 euros. En el caso de la manteca, 20 kilos no llegaba a los 30 euros el año pasado y este nos han costado 50 euros», concreta por citar algunos ejemplos de la inflación «desorbitada» que están padeciendo. A ellos se suma el coste de la electricidad y el precio del combustible.

Las ventas no decaen

Aumenta el precio del producto final, en consecuencia, pero no el mimo y el esmero que se emplea en su elaboración. El volumen de pedidos no ha descendido «hasta la fecha», según su gerente. Siete personas trabajan en plantilla en Dulce Andarax. Entre los productos más solicitados, el mantecado tradicional y el polvorón de almendra. Entre los más selectos, el mantecado de canela.

Al contrario de lo que se pueda llegar a pensar, las altas temperaturas -impropias en la antesala de la Navidad- no han afectado al consumo de mantecados. «Al que le gusta el mantecado, se lo come, haga calor o frío. De hecho, una de nuestras mejores épocas de venta es en el mes de agosto. Quienes no residen aquí y finalizan sus vacaciones, se llevan mantecados a casa», apunta al respecto.

Actividad, todo el año

La campaña de Navidad en Dulce Andarax, comenzó oficialmente a principios de septiembre y se prolongará hasta el 22 de diciembre. La producción, si se cumplen las previsiones, rondará los 60.000 kilos de mantecados. Terminado el año, llegará el turno de elaborar los Roscones de Reyes y, a continuación, los dulces típicos de Semana Santa, pestiños y roscos fritos. «En Dulce Andarax trabajamos todo el año. Además también tenemos nuestros dulces, pasteles y encargos especiales para celebraciones», añade.

Los mantecados de Dulce Andarax ya están en el mercado: «No los encontraréis en grandes superficies comerciales, pero sí en las tiendas de barrio, en fruterías o negocios familiares. Llegan a toda España». También se pueden adquirir sus productos a través de internet.

A pleno rendimiento trabajan también en el municipio vecino de Fondón, en Panadería Campos Valverde. En esta empresa se elaboran mantecados desde 1953 y actualmente da trabajo a una treintena de personas. En este caso, la producción prevista para esta campaña ronda los 200.000 kilos.