Luz verde a la primera intervención en el Palacio del Rey Chico de Fuente Victoria

Casa Grande de Fuente Victoria o Palacio del Rey Chico. /María Torres
Casa Grande de Fuente Victoria o Palacio del Rey Chico. / María Torres

El Ayuntamiento de Fondón destina 30.0000 euros a limpiar el edificio y garantizar la estabilidad de la estructura

MARÍA TORRESFUENTE VICTORIA

Aunque se ha demorado en el tiempo un poco más de lo previsto inicialmente, la primera intervención en la Casa Grande de Fuente Victoria no se hará esperar. El Ayuntamiento de Fondón financiará con 30.000 euros la primera intervención en la casa señorial de estilo mudéjar más distinguida de la provincia. Es sólo una ínfima parte de lo que se necesita para rehabilitar este inmueble del siglo XVIII, pero un primer paso para apuntalar su futuro.

La Diputación de Almería ha dicho 'sí' a la ayuda solicitada por el alcalde de Fondón, Francisco Álvarez, para poder comenzar el proceso. Además, la institución provincial se ha comprometido verbalmente con el Ayuntamiento de Fuente Victoria a aprobar una segunda inyección económica. Los primeros trabajos se centrarán en limpiar en profundidad el también conocido como Palacio del Rey Chico, eliminar los escombros y actuar en las zonas más deterioradas.

Según ha informado a IDEAL Álvarez Aguilera, se arreglará parte de la cubierta, se protegerá de las palomas y se consolidará parte de la primera planta. «Nuestra intención es actuar en lo más urgente, frenar el deterioro del edificio y evitar su derrumbe», ha explicado el primer edil. «Cumpliremos en primera instancia con las exigencias de la Consejería de Cultura, que nos obliga a garantizar la estructura de la casa», ha añadido al respecto.

La restauración de la Casa Grande de Fuente Victoria se acometerá «por fases», concediendo prioridad a las zonas que más lo necesitan. Conseguida esta primera subvención, se adjudicará la intervención. Podría arrancar «a principios de 2019» y dejará paso a nuevas actuaciones. «No se barajan fechas porque la rehabilitación requiere mucha inversión», ha matizado el alcalde de Fondón.

Un objetivo compartido

Los ayuntamientos de Fondón y Fuente Victoria caminan de la mano en esta 'carrera de fondo'. Tras un largo proceso de negociación, Fuente Victoria logró hacerse con la propiedad del inmueble a golpe de talonario. El contrato de compra-venta, valorado en 90.000 euros, se firmó el 11 de julio con la familia Hita, propietaria del palacio en las últimas seis décadas.

Ambas partes manifestaron entonces su satisfacción por el acuerdo alcanzado. El Consistorio vitorino, con su alcalde a la cabeza, José Ramón Rubio, al fin pudo lograr la titularidad de un ejemplo único de la arquitectura señorial del siglo XVIII en la provincia. «El mayor logro de nuestra legislatura ha sido este», ha reconocido Ana Castillo, teniente alcalde de Fuente Victoria. Por su parte, la familia Hita respiró aliviada. La casa se había convertido en una «carga» para sus propietarios, incapaces de asumir el coste económico necesario para mantenerla a flote.

Futuros usos

El futuro de la Casa Grande de Fuente Victoria está aún por concretar. Aunque de momento no es una prioridad, puesto que urge centrarse en rehabilitar el inmueble, se barajan varias opciones: «Queremos compartirlo y darle un uso público. Puede convertirse en un lugar para hospedarse, en el centro cultural de la comarca o también se podría musealizar», ha apuntado Ana Castillo. Consciente de la complejidad del proceso, no se aventura a hacer previsiones: «Arreglar esta casa nos llevará muchos años, el estado de conservación es pésimo, y lo que más os urge es que no se caiga».

Construida en el año 1742 por la familia Palomar, la Casa Grande de Fuente Victoria forma parte del conjunto de viviendas señoriales que se levantaron en la comarca en aquella época. Ocupa 3.000 metros cuadrados y destaca por la torre homenaje de su fachada. El jardín aún pertenece a la familia Hita, que ha preferido no desprenderse de este espacio, pero no se descarta que en un futuro próximo se alcance un acuerdo y pase a manos del Ayuntamiento. Ubicada en el número 15 de la calle Real, es un edificio único. Aunque históricamente no está demostrado, cuenta la leyenda que el rey Boabdil residió en esta casa antes de su partida y de ahí que se la conozca como Palacio del Rey Chico.