Adra, una carrera urbana con tierra y mar

Adra, una carrera urbana con tierra y mar

Toñi Muñoz y Jesús Rodríguez coronan el podio de los 10 kilómetros en sus respectivas categorías

MARÍA TORRES ADRA

La ciudad milenaria ha vuelto a brillar con luz propia en la duodécima edición de su carrera popular. Con 12 años de trayectoria, la de Adra es una de las citas deportivas más antiguas de la provincia. También, una de las más vistosas con un recorrido que mezcla asfalto, tierra y mar. Más de 350 corredores acudieron a una convocatoria hecha para disfrutar de una mañana de deporte en familia y entre amigos. La del pasado domingo fue la edición más numerosa de cuantas se han organizado.

La competición arrancó a las diez de la mañana desde el Pago del Lugar. El recorrido, de diez kilómetros para los atletas más experimentados y de cinco para los aficionados, pasó por la calle Natalio Rivas, la Torre de los Perdigones, recinto ferial, paseos marítimos y Camino de la Habana, entre otros enclaves. Un trayecto atractivo, que 'pisa' el mar en alguno de sus tramos, pero con pendientes especialmente duras como la conocida como Cuesta del Faro en el kilómetro 1 o la del kilómetro 8 hasta la antigua fábrica de alcohol y azúcar de Adra.

Los primeros en atravesar la línea de meta en la distancia corta fueron Juan Torres y Estefanía López, en sus respectivas categorías. Cuando pasaban 34 minutos y 48 segundos del inicio de la prueba, lo hizo el atleta abderitano Jesús Manuel Rodríguez, primero en la categoría general de 10 kilómetros. Ocho minutos después, cruzó la meta la también abderitana Toñi Muñoz, primera corredora en cubrir la distancia más exigente. Tras la carrera oficial, más de un centenar de niños tomó el relevo para completar una fiesta cargada de deportividad y compañerismo, pero también de sacrificio y tenacidad.

Temas

Adra