Imagen cedida.

Clásicos Populares (XLI): San Marcos

San Marcos es, para la gente de la vega, el día más grande del año y forma parte de nuestra cultura y nuestras costumbres y no es ni mejor ni peor que las de otros pueblos y ciudades, pero son nuestras

FRANCISCO CUENCA ADRA

Además de las fiestas en honor de nuestros patronos San Nicolás de Tolentino y la Virgen del Mar, hay dos eventos de gran arraigo entre los abderitanos. Por supuesto, el día de la Virgen del Carmen, patrona y señora de todas las gentes de la mar, y San Marcos patrón de los agricultores, labradores o gente de la vega como llamamos aquí.

Según algunos estudiosos, la familia de San Marcos era la propietaria de la casa donde Jesús celebró la Última Cena con los apóstoles. San Marcos, que acompañó a San Pablo en el primero de sus viajes misioneros, llegó a ser el secretario y hombre de confianza de San Pedro. Esta estrecha relación, le llevó a conocer muy bien y de primera mano, los hechos y las palabras de Jesús, que años más tarde plasmó en el 'Evangelio según San Marcos'. Según la tradición cristiana, San Marcos fue nombrado obispo de Alejandría en Egipto, donde fue martirizado un 25 de abril, de ahí la fecha escogida para la celebración de su onomástica.

Después de consultar diversas fuentes podemos aseverar que los orígenes de la devoción de san Marcos en Adra se encuentran en el nombramiento como alcalde mayor de Adra, Berja y Dalías, por Fernando VI en el año de 1753, de Don Cristóbal Robles y Barrio quién, para promover la Fe en el pueblo, donó una imagen del Santo a la Parroquia de Adra en el año 1754. Este alcalde mayor debería residir un año en cada pueblo, pero fue en Adra donde vivió más tiempo. Cristóbal Robles era originario de Beas de Segura (Jaén), localidad donde estaba muy arraigado el culto a San Marcos.

En esa época la iglesia estaba en obras y durante varios años la imagen del santo estuvo en la ermita de San Sebastián, lugar donde los labradores se familiarizaron con él y le dedicaron la fiesta del día 25 de abril, así San Marcos fue adoptado como el Santo protector de los agricultores abderitanos.

Posteriormente la imagen es trasladada a la iglesia y la fiesta pasa a ser compartida por toda la población. Esta imagen fue destruida en el año 1936 y fue sustituida por otra de escayola comprada por una representación de labradores abderitanos en Granada, a principios de la década de los años 40. A partir del año 1988, con la creación de la Hermandad de San Marcos, la fiesta toma un nuevo impulso. La Hermandad adquiere una nueva talla de San Marcos en 1994 (obra del escultor Eduardo Espinosa Alfambra) y repara la anterior de escayola, que se encuentra en la seda actual de la Hermandad. Desde aquí les animo a que sigan con esa gran labor.

Hasta aquí los hechos históricos que también es conveniente conocer independientemente de lo religioso que sea cada uno. Pero el día de San Marcos en Adra es mucho más. Desde primera hora de la mañana tiene lugar la celebración de una misa en honor a San Marcos en la que se realiza una ofrenda de frutas y hortalizas al Santo en agradecimiento a las buenas cosechas del año.

Previamente a las 8 de la mañana se reparten rosquillas bendecidas en el callejón de la iglesia y más tarde las calles del barrio engalanadas para la ocasión, acogen la procesión para después ser trasladado en un trono colocado sobre el remolque de un tractor agrícola y acompañado por un cortejo de carrozas, caballos y mulos enjaezados. Cientos de caballos, y rebaños de cabras y ovejas son observados por miles de personas que se echan a la calle.

San Marcos para la gente de la vega es el día más grande del año, y es parte de nuestra cultura y de nuestras costumbres que nos son ni mejores ni peores que las de otros pueblos y ciudades pero son nuestras. No en vano, la festividad de San Marcos ha sido declarada de Interés Turístico Andaluz.

No podemos dejar en el olvido a esos niños con los caballicos de madera, esas rosquillas, esas carreras de cintas a caballo, esa ropa que se estrena porque ya estamos en primavera y es el día que salimos a la calle para lucirnos. En el recuerdo queda cuando los caballos (que entonces eran menos, ya que abundaban más los mulos y burros) bajaban a todo trapo por las calles aún sin asfaltar del barrio. Ese bullicio a hora muy temprana, y por supuesto esa estación que durante nueve días llena de gente las empinadas calles del recorrido, haciéndose más llevadero parando a repostar en los puestos de buñuelos.

Antiguamente he leído que el recorrido lo hacían en sentido inverso hombres y mujeres para así poder verse de frente y coquetear unos con otros. Seguramente algún noviazgo surgiría de aquello recorridos. Aunque no tengo relación con la agricultura, me siento muy orgulloso de la festividad de San Marcos y la considero también mía como abderitano y por eso quiero acabar estas líneas con un sentido ¡¡¡VIVA SAN MARCOS!!!

Temas

Adra