Viviendas protegidas: Casas Nuevas II

José Albarracín profundiza en la construcción de las antiguas 'casas nuevas'

JOSÉ ALBARRACÍN ADRA

Se producen tantos cambios que van a tener sus consecuencias en el desarrollo de la construcción, ya que los contratos firmados sufren una alteración y se necesitan actualizarlos, por lo que atendiendo a las indicaciones que el Secretario del Ayuntamiento, José Cuenca Sierra, informa a la Corporación de las modificaciones que se han de producir, donde también viene a coincidir un oficio dirigido a la Alcaldía de la Dirección General del Instituto Nacional de la Vivienda, exponiendo la inexcusable precisión de que por la Corporación se proceda al cumplimiento del Decreto de 27 de julio de 1943 de adoptar acuerdo, con el fin de que dicho Instituto Nacional de la Vivienda sea sustituido por el Banco de Crédito Local de España, como entidad acreedora, por el importe de 768.859,26 ptas. a que asciende al préstamo que fue concedido para la construcción de las viviendas. La Corporación, por unanimidad, acuerda que se acuse recibo de la comunicación y que se sigan los trámites legales para ponerse en contacto con el Banco de Crédito Local, para realizar la sustitución que se ordena.

Durante la primera mitad de 1945, se produce un periodo demasiado continuado de retrasos por distintas causas, todas ellas relatadas en una carta dirigida por el contratista, D. Miguel Morcillo Olmedo al Ayuntamiento,expresando que tiene muchas dificultades para el suministro regular de materiales de los cupos asignados a dichas construcciones, además de escasez de agua y deficiencias de energía eléctrica, lo que va a impedir la terminación en las fechas previstas, ypide al Ayuntamiento que solicite al Instituto Nacional de la Vivienda la concesión de la prórroga de un año para la terminación, petición que se acuerda por unanimidad en el pleno celebrado el 23 de agosto.

En el mismo pleno se designa al Depositario de Fondos, D. Ramón Cuenca Sierra, a propuesta del Alcalde, para que, en nombre y representación del Ayuntamiento, otorgue y firme en la fecha que señale el Instituto Nacional de la Vivienda la hipoteca de los terrenos y edificaciones, propiedad de la Corporación con motivo de la ampliación del crédito concedido. A finales de septiembre se aprueba la certificación nº 6, por un importe de 348.707,47 ptas. En el pleno celebrado el 11 de octubre se solicita un préstamo al Banco de Crédito Local de 48.000 ptas. a pagar en un plazo de seis meses, para el pago del 50% del proyecto, dando el visto bueno el Instituto Nacional de la Vivienda, recogiendo todas las modificaciones.

Durante los siguientes meses se producen las liquidaciones de actas de pago al Estado por certificaciones de obras realizadas en la construcción de las 44 Viviendas Protegidas, entrando varios meses de 1946, donde siguen los problemas de suministro regular de materiales, como cemento y hierro, hasta tal punto que en el pleno celebrado el 19 de agosto, pide el contratista la concesión de una prórroga de un año para la terminación de las viviendas, por causa de la falta de materiales.

El 16 de octubre se recibe un oficio del Instituto Nacional de la Vivienda, nº 6383, por el que se participa que atendiendo a la petición formulada por el ayuntamiento solicitando un año la ampliación de finalización de las obras, accede a dicha petición, pero sólo por tres meses, acordando ponerlo en conocimiento del contratista de estas obras D. Miguel Morcillo Olmedo. Una vez informado y viendo la marcha de las obras y planificando la terminación, llega a la conclusión de que no se pueden terminar en el plazo previsto, del 15 de enero de 1947.En el pleno del 14 de diciembre de 1946, pide que el ayuntamiento solicite al Instituto Nacional de la Vivienda la ampliación en tres meses más, a contar de la fecha de terminación.

Según carta con fecha 25 de marzo de 1947, y que dirige el contratista del Grupo de 44 Viviendas Protegidas D. Miguel Morcillo Olmedo, participando que se encuentran totalmente terminadas 19 casas del tipo A y 15 del tipo B, pidiendo que pasen a custodia del ayuntamiento, explicando que las casas tipo A no llevan rejas en las ventanas por no haberse suministrado por parte de los organismos competentes el hierro necesario. En el pleno del 31 de marzo quedan enterados y que se acuerda dar traslado del escrito al Instituto Nacional de la Vivienda, a efectos de la recepción oficial por el arquitecto de dicho organismo, como trámite indispensable para que pueda hacerse cargo el ayuntamiento de los edificios terminados.

En el pleno celebrado el 30 de abril de 1947 se da cuenta del escrito del contratista de las 44 Viviendas protegidas, D. David Morcillo, en el que comunica la total terminación de ellas para su entrega, acordándose dar traslado de dicho escrito al Instituto Nacional de la Vivienda, para la recepción de las casas por el arquitecto del mismo. En el mismo pleno se aprueba la certificación Nº 9 y última de las obras por un importe de 1.639.298,00 pesetas.

Temas

Adra